28.4.17

Reseña: La magia de ser nosotros — ELísabet Benavent

LA MAGIA DE SER NOSOTROS
ELÍSABET BENAVENT



Suma de Letras
Páginas: 517
La magia de ser Sofía #2



AVISO: SPOILERS DEL PRIMERO


No creo que a nadie le sorprenda ya ver un libro de Beta Coqueta por estos lares, y es que soy incapaz de resistirme a sus historias, con tanto amor, tantas risas y tanto drama; ya me cautivó con la tetralogía de Valeria pero con los de Silvia... guau. 

En fin, que después del final de La magia de ser Sofía me quedé con muchas ganas de continuar la historia, como no podía ser de otra manera, a pesar de que hubo unos cuantos detalles que no me gustaron -ejem, Héctor-, ¡ni loca me hubiera quedado a medias con estos libros!

Tras la marcha de Héctor y su vuelta con Lucía, su pareja de toda la vida, Sofía está hecha polvo y no consigue levantar cabeza; por su parte, Héctor, aunque intenta recuperar su antigua vida, está destrozado, se da cuenta de que no puede volver a ser feliz sin su magia, sin Sofía... El tiempo pasa, pero cuando parece que empieza a ver la luz al final del túnel, todo volverá a ponerse patas arriba. 

Uf, tengo sentimientos encontrados con este libro, y eso que no me lo esperaba: aunque ciertas cosas del primero no me convencieron, esperaba que en el segundo se resolviesen y mejorasen, pero... desgraciadamente, no. 

No me malinterpretéis, sigue siendo un libro que me ha gustado mucho, porque Elísabet escribe así de bien y el drama y el amor están ahí, pero de Héctor he acabado hasta las narices, y luego tenemos los dramas, los miedos y las incoherencias de Sofía; al final los que me han conquistado totalmente han sido los secundarios, que eran todos incluso mejores que en la primera parte (la historia de Oliver, por favor <3). 

Pero volviendo al tema, por culpa de los protagonistas, se me ha hecho larga la historia, repetitiva: demasiadas páginas, demasiadas reflexiones que no llevaban a ningún lado, demasiadas vueltas al mismo tema para luego resolverlo en cuatro páginas sin demasiadas explicaciones para ese cambio de opinión. 

Y luego... el epílogo. No me lo esperaba para nada y aunque no puedo decir que me haya disgustado pero ha sido raro. Muy raro. 

En fin, como podéis ver, tengo muchas quejas para tratarse de una autora que me encanta y de un libro que en realidad sí que me ha gustado, pero esperaba tanto que me he llevado una cierta decepción, así que no puedo evitar sentirme algo triste... 

25.4.17

Reseña: La habitación de los reptiles — Lemon Snicket

LA HABITACIÓN DE LOS REPTILES
LEMONY SNICKET



Montena
Páginas: 200
Una serie de catastróficas desdichas #2



AVISO: SPOILERS DEL ANTERIOR

Volvemos con estos libros que despiertan todo mi señor fangirleo, qué le vamos a hacer. Como ya pudisteis ver si leísteis la reseña de Un mal principio, estoy enamorada de esta serie, de la forma de escribir del autor y de lo desdichada que es la vida de estos pobres huérfanos -estoy puede sonar muy mal, pero de verdad que su historia es magnífica-, así que... siempre es un buen momento para releer estos libros. 

Vuelvo a decir que si has visto la película, o la serie, no te quedes solo ahí, SÍ hace falta que leas los libros: porque son mucho mejores y porque siempre hay cosas que se quedan en el tintero. Además tienen unas ediciones preciosas. 

Tras escapar por muy poco de las malvadas garras del Conde Olaf, los huérfanos Baudelaire viajan hasta la casa de su nuevo tutor, el Tío Monty, un hombre un poco raro al que le encantan los reptiles, y aunque esté un poco locuelo, los niños creen que podrían llegar a ser felices con él, recuperar algo del cariño que les fue arrebatado. Pero las desdichas de estos hermanos solo acaban de empezar: se estrellarán, se enfrentarán a una víbora increíblemente mortal y volverán a verse las caras con cierto indeseable... 

Sé que hay gente que se quejó porque en el primero les dio la sensación de que pasaban muy pocas cosas, que era introductorio... bueno, pues en este ya entramos completamente en materia: ya conocemos a los protagonistas, aparece el Tío Monty, el nuevo tutor, y parece que todo empieza a ir bien... pero no. Dejadme que os advierta: a partir de este libro y durante, al menos, los cuatro siguientes se mantendrá el mismo esquema -lo que es muy triste para los niños, la verdad-, pero no por esa repetición la historia pierde la magia, sino que se va volviendo más enrevesada cada vez. 

De nuevo, tengo que decir que la narración de Lemon Snicket es una completa pasada, me encanta lo dramático que es, que nos tome el pelo insistiendo en que dejemos de leer, haciendo pausas dramáticas en el momento más importante de la historia y hablándonos de su propia vida, la forma en la que nos explica el significado de ciertas palabras... y, sobre todo, me encanta cada vez que critica a los adultos, cada vez que les deja en evidencia por no hacer caso de los niños. 

Y, por cierto, aquí empezó mi frustración, por todos aquellos misterios que se empiezan a intuir pero de los que nos arrebatan las respuestas con mucha mala leche, ¿lo habéis notado también?

En fin, que estos libros solamente van a mejor, y ya sé que soy muy pesada pero de verdad, DE VERDAD, que tenéis que darles una oportunidad, por favor. Merecen mucha la pena. 

23.4.17

Reseña: La caricia del infierno — Jennifer L. Armentrout

LA CARICIA DEL INFIERNO
JENNIFER L. ARMENTROUT



Plataforma Neo
Páginas: 465
Los elementos oscuros #2



AVISO: SPOILERS DEL PRIMERO

¡Por fin! Madre mía, después del final tan desgarrador de El beso del infierno, la espera para esta segunda parte se me ha hecho poco menos que eterna. 

Por otro lado, tengo que decir que lo empecé algo reticente porque el último libro que leí de la autora -Nunca digas siempre- no acabó de convencerme, así que me daba miedo que este también me decepcionase. Pero no. Menos mal. So blessed. 

Después de que Roth se sacrificase para salvarlos a todos, la vida de Layla se está desmoronando, no sabe cómo seguir adelante ahora que él no está, y aunque Zayne se encuentra a su lado, ella sabe que nunca podrán estar juntos debido a su poder de robar almas al besar a alguien. Y entonces, los poderes de Layla empiezan a cambiar, así como su relación con quienes la rodean... y Roth vuelve, trayendo consigo noticias que anuncian un peligro inminente para todos. 

Me cachis en la mar, Jennifer ha vuelto a hacerlo: otro de esos libros de los que no te puedes despegar desde el principio, con personajes geniales y una trama totalmente adictiva que no hace más que volverse cada vez más turbia, con misterios, sangre y secretos. Sip. Y el drama amoroso, que está ahí continuamente y que tanto me apasiona. 

Aunque tengo que decir que aunque pensaba que los triángulos amorosos ya habían quedado atrás, y más en este libro después de lo maravilloso que fue Roth en la primera parte... Pero no, siento anunciaros que Zayne vuelve con fuerza, e incluso me ha creado dudas acerca de a quién de los dos prefería; y si me las ha creado a mí, imaginad por lo que tiene que pasar Layla. Y tengo sentimientos encontrados con este tipo de clichés, porque por un lado me encanta leerlo pero por otro estoy un poco cansada de que la protagonista sea incapaz de elegir. En fin. 

Pero es de lo único de lo que tengo queja: el resto ha sido fantástico, lleno de tensión, no me ha dejado separarme ni un poquito y me ha hecho sufrir un montón, empatizando con Layla con los cambios que experimenta y el gran dolor que le causa la traición de ciertas personas de su entorno. Me ha gustado mucho también la evolución de los personajes principales, a los que vamos conociendo más a fondo, y lo oscura que se va volviendo la trama, dejando las cosas pero que muy feas para la tercera parte. 

En cuanto al final, está claro que a la autora le gusta destrozarnos, pero en esta ocasión tengo que admitir que me lo venía oliendo desde el principio: las pistas estaban ahí y era bastante sencillo descifrarlas. 

En definitiva, La caricia del infierno ha sido una continuación a la altura del primer libro, de la que sobre todo tengo que destacar la gran evolución que se ha dado en los personajes y lo adictiva que ha sido desde el primer momento. Quiero ya la tercera parte, porfi.